23, Julio de 2013

023 - Julio 2013

Número 23, Julio de 2013

EN ESTE NÚMERO

Editorial: Una institución y una región en asedio
Colectivo En el Volcán - 3266 lecturas

Los cimientos actuales de la historia reivindicativa de Xochicalco
Felipe I. Echenique March - 5368 lecturas

Algunos efectos sociales de la iniciativa de megaminería tóxica en Morelos. Narrativa de un proceso en curso
Paul Hersch Martínez - 9324 lecturas

Los ominosos caminos de la Seguridad Democrática en el Estado de Morelos
Ricardo Melgar - 5203 lecturas

Condenamos Actuación de Gobierno Panameño en la O.E.A. Exigimos respaldo a Bolivia y su presidente Evo Morales
Movimiento Popular Unificado - 2592 lecturas

Comunicados de los investigadores del INAH al Secretario de Educación
Pleno de delegados DII-IA-1 - 2734 lecturas

Editorial: Una institución y una región en asedio

Consúltalo en la revista

 

El pasado día 8 de julio,  en un medida inexplicable, no sólo por no haber mediado explicación oficial alguna, sino porque no se puede comprender como sensata desde el interés del Instituto Nacional de Antropología e Historia, fue destituido el director del mismo, el etnólogo Sergio Raúl Arroyo, con quien habíamos entablado un diálogo fructífero y conformado una comisión de investigadores para dar seguimiento al caso de la megaminería tóxica en Xochicalco. En la breve gestión reciente de Arroyo, él y su secretario técnico, Bolfy Cottom, recolocaron al INAH en su condición de dignidad al emitir un pertinente comunicado a la Semarnat alertando sobre los posibles efectos nocivos de la explotación minera a tajo abierto cerca de Xochicalco. Por supuesto que hay un “por qué” o varios de la destitución de Arroyo, que podemos intuir, pero no hallamos una razón, si entendemos por tal la fundamentación que emanaría de una lógica coherente con el cometido de la institución, centrado en la investigación, la conservación y la difusión del patrimonio cultural de México.

Algunos efectos sociales de la iniciativa de megaminería tóxica en Morelos. Narrativa de un proceso en curso

Consúltalo en la revista

 

Para nosotros, la idea de desarrollo es una batalla de conceptos…

Bernardo Vásquez Sánchez, indígena zapoteca, líder comunitario e

integrante de la Coordinadora de los Pueblos Unidos del Valle de Ocotlán (CPUVO)

en San José del Progreso, Oaxaca, opositor a la megaminería tóxica,

asesinado el 15 de marzo de 2012

http://www.miningwatch.ca/es/news/asesinato-de-ind-gena-oponente-minera-canadiense-provoca-protesta-en-la-embajada-de-canad-en-la

INTRODUCCIÓN

Ciertamente, aunque llegan a ser los más evidentes, los efectos nocivos de la megaminería tóxica no se limitan a la afectación de la flora y fauna, del agua, del aire, de la tierra… En lo que sigue  se presenta y analiza información sobre algunas implicaciones sociales y antropológicas de la iniciativa de minería a tajo abierto de la empresa “Esperanza Silver” en el estado de Morelos. Entre otros materiales relacionados, En el Volcán publicó ya en su número 19, de marzo de 2013 (pp. 32-37), un esbozo de las afectaciones previsibles de índole sanitaria y en su número 18 otras reflexiones relevantes en cuanto a las implicaciones arqueológicas. A pesar de su relevancia crítica y de su estrecha relación con las afectaciones sociales,  no me ocupo aquí de las implicaciones propiamente ecológicas.

Los cimientos actuales de la historia reivindicativa de Xochicalco

Consúltalo en la revista

 

 

El de las identidades grupales, regionales o nacionales es un tópico recurrente en las distintas disciplinas que estudian los grupos humanos en el devenir de los tiempos. Así se aborda el tema desde los enfoques que privilegian la antropología, la sociología, la psicología, la ciencia política, la economía o la misma historiografía en sus distintas variantes, locales, regionales, nacionales o inclusive mundiales.

 

Los ominosos caminos de la Seguridad Democrática en el Estado de Morelos

Consúltalo en la revista

 

En el imaginario social morelense se reeditan las señas negativas de la violencia, la inseguridad, la corruptela y la complicidad de funcionarios estatales, municipales así como de mandos y personal subalterno de las fuerzas de seguridad con las bandas delictivas. La esclerosis de la procuración de justicia en el Estado tiene mucho de complicidad con el crimen organizado y con los grupos de poder. Tenemos la convicción de que el Estado de Morelos y la ciudad de Cuernavaca son los espejos de muchos otros dramas estatales y urbanos en el país. Frente a lo anterior, el gobierno perredista no ha podido, más allá de la retórica, distanciarse de las excrecencias de las administraciones panistas y priistas desde Carrillo Olea a Marco Adame. Los ciudadanos morelenses comienzan a dar muestras de su hartazgo, como lo refrenda la marcha ciudadana del 30 de junio pasado, la cual fue saboteada por Morales Barud en acción concertada con los antorchistas con la finalidad de frenar su acceso a la Plaza de Armas y al frontispicio del Palacio de Gobierno donde se ubica el altar y los carteles dedicados a los muertos y desaparecidos.[1] Pasaremos revista somera y crítica al discurso sobre la seguridad democrática y sus daños colaterales, para luego presentar algunos datos y reflexiones sobre la inseguridad y el mercado en Cuernavaca y el Estado de Morelos.