10, Junio de 2012

Editorial: La juventud y el parque jurásico de los medios y el sistema político

Consúltalo en la revista

 

La cultura política es dotada de contenido por los valores, creencias y prácticas tanto hegemónicas como alternativas que concurren en la vida política nacional y estatal. Los grupos dominantes han querido maquillar y naturalizar como democráticas sus ideas y modos de hacer política, gracias al concurso de  la  maquinaria mediática controlada por los intereses de los grupos Azcárraga y Salinas Pliego y de la burocracia estatal.

La política de las clases dominantes ha llevado al hartazgo y al rechazo de los jóvenes. En la cruda realidad, los valores hegemónicos son antivalores: la promesa incumplida, la simulación, la prepotencia, el cinismo, la transa, la mentira, la inmoralidad pública. El PRIAN es más de lo mismo. Televisa es la rabia, reza la campaña de Anonymous.


http://eljustoreclamo.blogspot.mx/2011_03_27_archive.html

Un movimiento rupturista de los valores hegemónicos de la clase política emerge desde la nueva generación de las capas medias. “Bienvenidos al quinto poder, las redes sociales” o “Nuestros sueños no caben en sus pantallas” corean o escriben en sus pancartas los del movimiento juvenil Yo soy 132.

La juventud morelense ha hecho eco de este proceso, hastiada al  igual que sus pares de otros lugares del país por el pulpo mediático de dos cabezas que deforma la cultura, desinforma y apuesta sistemáticamente al encubrimiento de los grandes dramas de la nación y de sus causas, ha levantado sus voces, sus imágenes, sus demandas y sus sueños. Los estudiantes  asqueados del modo en que la hidra bifronte los quiere convertir en masa de maniobra electoral a favor de su candidato a la presidencia han dicho basta. Han denunciado públicamente a Televisa y a Tv Azteca. Entre los universitarios eran conocidos los lemas contra estos dos duopolio con fuerte carga escatológica para expresar su  repudio. Sin embargo, no habían animado las movilizaciones estudiantiles como las que se vienen desarrollando en diversas ciudades a lo largo y ancho del país.

Sorprende también que las fronteras que antes escindían a los jóvenes de las universidades privadas de las públicas se hayan desdibujado en este movimiento. Un eje aglutinador los congrega: alto a la manipulación y basura mediática de Televisa y TV Azteca.

Medio millar de estudiantes de distintos planteles educativos de nivel medio superior y superior del municipio de Cuautla, salieron a las calles para exigir un proceso electoral democrático y una cobertura plural y transparente de los medios de comunicación, sumándose de esta manera al movimiento Yo soy 132.

En las dos principales ciudades del Estado de Morelos: Cuautla y Cuernavaca: “Yo soy 132” se ha hecho presente, se ha hecho sentir a viva voz por sus calles. Y el colectivo de profesores e investigadores de Morelos ha saludado y adherido a la justa causa estudiantil.

En la ciudad de Cuautla los estudiantes de diversos planteles de la ciudad  se congregaron   en la Plaza y Fuerte de Galeana. Posteriormente desfilaron por las calles  de Galena, Miguel Ramírez, Padre Barrera, Francisco I. Madero, Virginia Hernández e Insurgentes. Han destacado en primera línea la participación femenina. Todos convergían en decir : No al fraude electoral, No a Televisa, No a Tv Azteca. Al movimiento a favor de la democratización de los medios de comunicación para garantizar una información transparente, plural y con criterios mínimos de objetividad, se sumaron estudiantes de la UAEM campus Oriente, de la Universidad Latina (Unila), la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) y el Instituto Tecnológico de Cuautla (ITC).

Con pancartas en mano en las que se leían mensajes como "Todos somos Atenco", "Justicia para las Mujeres Violentadas" y "Acceso a la Información", convergieron con un día de diferencia, con manifestaciones de sus pares realizadas en la ciudad de Cuernavaca. Se engañarían quienes cuantifican la fuerza de dicho movimiento por su presencia física en dichas manifestaciones urbanas, según lo refrendan su activa participación en las redes de internet: foros, blogs, Facebook, twitter.  Mientras este es el camino renovador de la juventud, la arcaización de la política y de la ideología se pone en vitrina en el estado de Morelos.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Estado de Morelos ha resucitado en su campaña electoral una frase de orden decimonónica: Orden y Progreso. Carentes de inventiva política, hacen visible su espíritu reaccionario volviendo al pasado, al desván de las ideas conservadoras. Orden y Progreso fue el lema de inspiración positivista con el que se reprimió en las ciudades europeas los movimientos populares pos el ciclo revolucionario de 1848. La fuente de inspiración de dicho lema es sin lugar a dudas comtiana, pero en nuestro suelo se aclimató gracias al Porfiriato y su oligarquía, gracias a sus “científicos”. Esta réplica tardía del Orden y Progreso que auspicia el PRI estatal es más que ridícula, grotesca. Fue estrenada por Amado Orihuela Trejo, candidato a gobernador, al inicio de su campaña en tierra zapatista.  El abanderado de la Coalición Compromiso por Morelos (PRI-PVEM-Panal) representa un tiempo ido, un ideal de orden dinosáurico. Se lo han recordado los integrantes de la Unión Local de Productores Cañeros del Ingenio “Emiliano Zapata”, ubicado en el municipio Zacatepec, por haberse pegado como quiste a su Presidencia, y no haberles rendido cuentas sobre el paradero de 24 millones de pesos que solicitó al banco El Bajío.{tip ::Rubicela Morelos Cruz, “Morelos: demandan a Orihuela Trejo entregue presidencia de unión de cañeros…” La Jornada, 30/05/2012.}[1]{/tip}

El hecho retórico de que la palabra orden anteceda a la de progreso en la enunciación del gastado lema priista no es un asunto secundario. ¿Qué orden nos ofrecen en ámbito social y político? Orden escrito con mayúscula inicial asume el inconfundible sentido que prescribe la RAE: “Mandato que se debe obedecer, observar y ejecutar.”

En el Volcán adherimos a la crítica razonada frente a la realidad agravada por la marejada violentista de los portavoces y ejecutores del neoliberalismo y de las mafias organizadas y sus cuerpos de sicarios. Nos pronunciamos enfáticamente: No a más de lo mismo. Un sentimiento justo nos ha sublevado nuestra alma colectiva y saludamos a la juventud rebelde que se hace sentir en los espacios públicos, proponiendo en los hechos, una nueva cultura política.

 


[1] Rubicela Morelos Cruz, “Morelos: demandan a Orihuela Trejo entregue presidencia de unión de cañeros…” La Jornada, 30/05/2012.

En el artículo “Haciendas y ríos”, Rafael Gutiérrez hace referencia

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar