3, Noviembre de 2011

Artesanías: una actividad ancestral

Consúltalo en la revista

 

El tema de las artesanías presenta diversas facetas y derivaciones, íntimamente relacionadas entre sí. En él confluyen la tradición y las adecuaciones exigidas por los cambios inherentes a la vida social.

Las artesanías son objetos que funcionan como marcadores culturales e históricos, sustentados en competencias que son transmitidas de generacionalmente y en el aporte de la naturaleza que permite la base material sobre la cual se ejerce una práctica transformadora con diversas dimensiones económicas y simbólicas.


Ceramica de Mata Ortiz, Chihuahua

Las artesanías constituyen una parte fundamental y determinante del acervo patrimonial y cultural de una nación. En tal sentido, son las prácticas de los artesanos  las que a través de la transmisión directa de sus conocimientos, perpetúan la manera de hacer y actuar del hombre en relación a la naturaleza misma.

La artesanía es tan antigua como la humanidad. Si bien en un principio tenía un fin utilitario, hoy busca la producción de objetos estéticamente agradables en un mundo dominado por la mecanización y la uniformidad.

La transformación creativa de los recursos del entorno, el manejo y su combinación en el marco de un proceso cultural es una manifestación de la capacidad humana para mostrar su expresión cultural y artística.


Alebrije de Arrazola, Oaxaca

En su creación se vierten una cantidad enorme de conocimientos heredados de generación en generación  y tienen su origen en un sector de la población que transmite lecturas diversas a través de saberes y habilidades particulares.

Nuestro país es enormemente rico en estas manifestaciones culturales y si recorremos mentalmente cualquier lugar que hayamos visitado en nuestros recorridos por cualquier parte del país podremos visualizar los rebozos de San Juan del Río, los de Tenancingo o los de Angahuan; las vasijas de Mata Ortiz o de Amatenango; los objetos de hojalata de Oaxaca; los coloridos textiles de Chiapas, Oaxaca o Veracruz, las cajas laqueadas de madera de linalóe, para mencionar tan solo unos ejemplos que nos muestran esa variedad de manifestaciones culturales.


Candelabro, Izucar de Matamoros, Puebla

Las artesanías son por lo tanto, objetos artísticos de significación cultural, realizados manualmente o con   máquinas movidas por energía humana, en forma individual por un artesano  o en forma colectiva por una unidad productora de artesanías. Dichos objetos reflejan una autenticidad que enorgullece y revitaliza la identidad de sus hacedores.

Son características por la originalidad del diseño ya que cada pieza debe ser particular del artesano, y la misma identificarlo. En su manufactura el artesano demuestra su oficio, que es la habilidad para manejar la herramienta y los materiales. Su producción no debe ser repetitiva, deben ser pequeños y personales.

Un problema principal es la competencia con los productos procedentes de procesos industriales de bajo costo, con apariencia similar a los productos artesanales, pero con menor precio y calidad, a esto, debemos agregar la poca capacidad de integrarse a un mercado estable.


Polvera, Temalacazingo, Guerrero

La definición actual de artesanía constituye un aspecto polémico, algunos autores la realizan desde tres puntos de vista:

  1. Tecnológico.- Su definición es de carácter fundamentalmente manual y con cierto sentido artístico.
  2. Antropológico.- La tradición es la que asigna a estos productos una función dentro de la comunidad. Desde esta perspectiva, cabe entender por artesanía toda actividad, retribuida o no, que no haya sido afectada por los principios de especialización, división y mecanización del trabajo, y
  3. Cultural.- El concepto artesanía se funde con el concepto de “arte popular” entendido como aquel conjunto de actividades productoras, de carácter esencialmente manual, realizado por un solo individuo o una unidad familiar, trasmitidas de padres a hijos y cuyos productos, generalmente de carácter anónimo, están destinados a la cobertura de necesidades concretas

Aparece un nuevo concepto de artesanía que pretende aglutinar no solo manifestaciones artesanas entroncadas con las tradiciones populares, sino también todas aquellas actividades que, incorporando nuevos productos productivos, materiales y diseños, conservan un carácter diferencial respecto a la producción industrial seriada.


Canasto miniatura, Oaxaca, Oaxaca

La elaboración de algunas artesanías es de manera individual y su productor se encarga de todo el proceso de trabajo, en la mayoría de los casos se trata de personas adultas.

La forma más usual de producción es la familiar y se basa en una división del trabajo por sexo y por edades de los integrantes del núcleo familiar.

Cuando la demanda crece, se llega a la formación de talleres, con la contratación de obreros que realizan los diferentes pasos de elaboración  en esos espacios o bien se entregan los objetos en proceso de elaboración y el trabajo se realiza en la casa de otras personas, un ejemplo sería el de los rebozos de Tenancingo, en donde el fleco o rapacejo se encarga a otras personas.

La actividad artesanal, en la mayoría de los casos, se desarrolla en forma paralela a la producción agrícola. El ingreso obtenido por la producción artesanal puede superar al obtenido por la producción agrícola. En todo caso, la producción agrícola es sólo para autoconsumo.



Ceramica de Acatlan, Puebla

En la manufactura se presenta, como se menciona líneas arriba, una división del trabajo, aunque como la transmisión del conocimiento es de padres a hijos, cualquiera de sus integrantes puede realizar diferentes pasos de la producción.

El intercambio de opiniones en la manufactura de las artesanías permite modificaciones que si tienen aceptación, se repiten por mucho tiempo, hasta que se diseñan nuevas ornamentaciones u otro tipo de objetos.

Los artesanos utilizan varias vías para vender sus productos: Los intermediarios llegan directamente a los centros productores para adquirir los objetos, comprando toda la producción y prácticamente fijando los precios de compra o bien, los productores, salen a las grandes ciudades para vender sus productos de manera directa o a las tiendas de artesanías. En esta última modalidad, tienen que sufragar los gastos de estancia con la consiguiente merma de sus ganancias, dejan la mercancía a consignación y el dinero fluye a cuentagotas, en función de la venta de la tienda y su dinero puede tardar hasta varios meses en recuperarse.

Casos excepcionales son aquellos en que los artesanos tienen la capacidad de promocionarse o bien, han ganado algún concurso y los conocedores de artesanías llegan directamente a su domicilio para adquirir sus productos. Sus niveles de ingresos pueden variar en función de los vaivenes de la economía, lo cual no les permite disponer de los recursos suficientes para tener una reserva de sus productos.

En general  no se preocupan los gastos que realizan en la adquisición de insumos para la manufactura de sus productos. En ocasiones no recuperan ni lo que invirtieron y su trabajo lo realizan sin la obtención de ganancias


Espejo de lamina, Oaxaca, Oaxaca

Toda obra manual bien hecha es artesanía, partiendo de materias primas muy comunes: barro, piedra, hueso, cobre, fibras vegetales y animales, madera, cuero, etcétera, que se transforman a mano en productos de uso y con aplicaciones que van desde  lo decorativo a lo meramente utilitario, el artesano tiene ante sí un campo inmenso

Entre las amenazas que se presentan sobre los productos se encuentran los vaivenes del mercado, la escasez o alto costo de las materias primas y los tiempos empleados en su manufactura. Es conveniente de crear estrategias de continuidad y de sostenibilidad que redunden en una mejora de las condiciones de vida de los artesanos y en la protección de los recursos necesarios para desarrollar su actividad.


Detalle de rebozo con su rapacejo, Tenancingo, Edo de Mexico

Es nuestra intención presentar, en entregas posteriores, un panorama de las diferentes artesanías que elaboran esas manos maravillosas de miles de artesanos que luchan por la persistencia de su oficio, muchas veces no comprendido, mal retribuido y algunas veces poco apreciado.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar