Previous Page  12 / 52 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 12 / 52 Next Page
Page Background

recursos naturales –como el petróleo- y

sobre los países que tienen gobiernos pro-

gresistas, desde los más moderados hasta

los que significan un avance al socialis-

mo, la democracia y la libertad, entre los

que destaca Cuba con su gran experiencia

martiana y marxista de valor universal.

La ofensiva cobra formas diferentes

en cada circunstancia, pero abarca a todas

las naciones, incluso a las más neocon-

servadoras o neoliberales. Así va desde

Venezuela con su gran proyecto chavista

y bolivariano y su petróleo, pasando por

Ecuador, Brasil, hasta Argentina en el Sur

y México en el Norte, aquélla que ya per-

dió su gobierno progresista y éste que ya

privatizó su petróleo y una gran cantidad

de propiedades que antes eran nacionales,

sociales y comunales.

En medio de la ofensiva hay resisten-

cias notables y nuevos peligros que se en-

frentan como es el caso de Cuba, último

y primer baluarte del socialismo, la de-

mocracia y la libertad, o el de Venezuela

con un Estado de orientación bolivariana

y socialista, o, el de Bolivia, constituido

por las naciones de los pueblos origina-

rios que buscan construir un nuevo esta-

do pluriétnico. En la resistencia, destaca

también el proyecto zapatista que abar-

ca una inmensa región cultural y cuyos

integrantes –organizados y armados–

cuentan como una fuerza inmensa con su

moral organizada, con su conciencia y su

voluntad organizadas en que transfieren

a la sociedad el poder del Estado. El mo-

vimiento zapatista en su pensar y hacer

incluye el saber de los pueblos mayas y

los nuevos valores y medios con que se ha

enriquecido la democracia con el princi-

pio del poder en el pueblo, y por el pueblo.

El zapatismo ha hecho aportaciones nota-

bles a la organización de un gobierno que

es pueblo y de un pueblo que es gobierno.

Desde l994 no cesa de enriquecer su pen-

samiento, su discurso, y la organización

del trabajo y la vida hacia las metas que

desde sus albores formuló en el decir y el

hacer con su clamor de “Libertad, Justicia,

Democracia”.

Es un movimiento que cada vez más

afirma y organiza su posición socialista,

democrática y libertaria contra “la hidra

capitalista”. Como todos los demás, se en-

cuentra inserto en esta lucha mundial en

que a las incógnitas sobre la mejor estra-

tegia a seguir, algunos responden optan-

do por una de las líneas tradicionales y

otros respondemos apoyando toda lucha

que tienda en los hechos a organizar la

libertad, la justicia, la democracia y el so-

cialismo con el pueblo, entre el pueblo, y

por el pueblo.

Hoy, no podemos ignorar que están

siendo acosados y en muchos casos des-

truidos muchos de los logros emancipado-

res de la Humanidad y que a los inmensos

peligros de injusticia, terror y violencia

actuales y polémicos de los complejos

empresariales-militares que dominan el

mundo, se añade un nuevo peligro en la

historia de la humanidad, y es su capa-

cidad de destruir la vida, y de provocar

un ecocidio tanto con la acelerada des-

trucción de los recursos naturales, como

con las luchas por los recursos naturales

y los mercados y con las guerras reales

y virtuales de desposesión y despojo que

están lejos de asegurar la prevención de

una guerra nuclear.

Si tan grave situación obedece a un

sistema como el capitalista, cuyo atrac-

tor principal es la acumulación de poder,

riquezas y utilidades, el fenómeno indica

día a día que corresponde a una crisis del

capitalismo y también de la civilización,

con posibilidades de terminar con la his-

toria de la especie humana y con cuanto

ser viviente habita en la Tierra. Ante esos

peligros, plenamente confirmados por

las ciencias, y ante la vulnerabilidad que

mostraron los países del llamado “campo

socialista” que hoy viven bajo la restaura-

ción del capitalismo, lejos de caer en el fa-

talismo y el desánimo, debemos enfrentar

éstos grandes problemas con propuestas

derivadas de nuestras experiencias, y con

las que sean capaces de frenar y derrotar

las estrategias de dominación de corpo-

raciones y complejos, y de una organiza-

12