Previous Page  11 / 52 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 11 / 52 Next Page
Page Background

11

bajo se organicen en un sistema que no

tenga como

atractor

principal la maximi-

zación de poder, de riquezas y de utilida-

des, sino la democracia con el socialismo

y con la libertad, con los tres amalgama-

dos, si conceptos y palabras se refieren a

la realidad.

Llegados a este punto, vemos la nece-

sidad de aclararnos “¿qué tanto es lo po-

sible?” y cómo varía y variará “lo posible”

en el tiempo, el espacio, la organización y

la estrategia,-que es como varían muchas

otras categorías reales y conceptuales

Reparar en el significado actual de

aquéllas categorías que sean fundamenta-

les para la acción y la reflexión, y señalar

el éxito de valor universal alcanzado por la

Revolución del 26 de julio en Cuba, o por

los indios mayas del movimiento zapatista

en México, nos llevará a incluir también

algunos de los avances y obstáculos de los

movimientos bolivarianos que con Vene-

zuela encabezó Hugo Chávez y que con el

Estado Plurinacional de Bolivia encabeza

Evo Morales, así como de los avances y

retrocesos de gobiernos progresistas que

surgieron en América del Sur y evolucio-

naron, se fortalecieron y debilitaron entre

diferencias significativas.

En todo caso, de los movimientos revo-

lucionarios y progresistas buscaremos de-

ducir algunos requisitos para la construc-

ción de otro mundo posible y necesario…

Para emprender el análisis de la or-

ganización de la vida y el trabajo en el

capitalismo del siglo XXI, es un buen

principio partir de los Estados Unidos de

Norteamérica, en tanto se trata del único

Estado-Nación que tiene bases militares en

toda la Tierra y una influencia global mu-

cho mayor que la de cualquier otro país. Es

más, si no vivimos en un mundo unipolar

como pretende el complejo militar empre-

sarial norteamericano, los habitantes de

América y el Caribe sí vivimos en lo que

tradicionalmente ha sido el “patio trasero”

del imperio norteamericano. Desde fines

del siglo XIX, Estados Unidos es la prin-

cipal potencia que domina esta región del

mundo con la excepción de Cuba. Estados

Unidos destaca también en el entramado

de poder empresarial, militar, político y

mediático que caracteriza al capitalismo

global y al Estado neoliberal de Occidente

como el sistema autorregulado más eficaz

para lograr las mediaciones de gobiernos,

partidos y movimientos afines.

El país metropolitano y los países

dependientes -con excepción de Cuba-

muestran una dialéctica controlable por

su “complejo empresarial-militar”, en

períodos relativamente largos, con in-

clinaciones a la derecha y a la izquierda

que son aceptables para el “complejo”.

En el propio país metropolitano, las in-

clinaciones a la derecha hasta ahora han

mostrado ser controlables, incluso hoy en

que revelan un movimiento parecido al

de los años veinte en Alemania e Italia,

con una ideología de extrema derecha a

la “americana”, que acentúa sus rasgos y

sus expresiones racistas, y abiertamente

colonialistas y represivos.

El viraje a la derecha en los países

latinoamericanos y caribeños tiende a

modernizar sus tradiciones golpistas y

ultra-conservadoras anteriores y a unir

gobiernos, partidos y movimientos bajo

nuevas posiciones de dependencia. El

ag-

giornamiento

de los dictadores civiles y

militares los lleva a aplicar la vasta cul-

tura de la contrainsurgencia y de los apa-

ratos inteligentes para su mayor eficien-

cia en el gobierno de las democracias de

fachada con estados adelgazados y países

más y más empobrecidos, despojados de

sus recursos naturales y sus mercados de

producción y de servicios por los efectos

de la política neoliberal.

Sobre todos esos países en el mun-

do entero y en el momento actual, se ha

lanzado una ofensiva creciente, en que el

complejo empresarial-militar de Estados

Unidos ha logrado posiciones cada vez

más ventajosas. La ofensiva no sólo afecta

a los Estados Nación en lo individual sino

a Nuestra América y a los convenios de

solidaridad y apoyo mutuo como el ALBA

y el ALMA. La ofensiva pesa en parti-

cular también contra los países ricos en