No. 41, Enero-Febrero

Visitas e insurgencias

.

 

Este número de EN EL VOLCAN INSURGENTE coincide con coyunturas nacionales y  efemérides importantes que habría que recordar, si tomamos en cuenta que la memoria de los pueblos y las naciones forma parte de sus identidades primordiales, renovadas siempre en las resistencias contra todas las formas de explotación y dominación a las que se enfrentan.

La visita a México del jerarca máximo de la iglesia católica, el Papa Francisco, el primer latinoamericano en ocupar la silla vaticana, coincide con la situación de mayor emergencia nacional que se recuerde  en el México contemporáneo, caracterizada por un conflicto armado interno encubierto en una supuesta guerra contra el narcotráfico, que ha ocasionado alrededor de 150 mil muertos en una década, más de 40 mil desaparecidos forzados, más de 500 mil desplazados, así como un ambiente generalizado de incertidumbre y desasosiego. El Papa Francisco visitó el país de los feminicidios, los periodistas asesinados, los estudiantes desaparecidos, los torturados, los secuestrados y violentados. Durante su vuelo, para no ir más lejos, tuvo lugar una masacre en una cárcel sobrepoblada, que por cierto era dirigida por el “crimen organizado”, que produjo 49 reos muertos y otros presos heridos. Mientras tanto, la economía va en picada con la caída internacional de los precios del petróleo, la devaluación de la moneda nacional, que podría rebasar los 20 pesos, el alza exorbitante de los precios de la canasta básica y el consiguiente crecimiento de la pobreza y la pobreza extrema, esto es, la miseria. 


Foto: AP

El Papa aterrizó en tierra chiapaneca, paradójicamente, el 15 de febrero, día que hace 50 años, en otras tierras, las colombianas, cayó en combate el cura católico Camilo Torres Restrepo, representante de otra iglesia, la de los pobres y los explotados. Camilo exhortó a la unidad entre cristianos y marxistas en la lucha por instaurar la justicia e igualdad y predicó, con su ejemplo, el compromiso de un sacerdocio con el pueblo y para el pueblo y no con el poder y los explotadores. Asimismo, como sociólogo, instó expresamente a sus alumnos a asumir el sentido de la ética y la realidad social, por encima del arribismo pragmático de la academia al servicio de los yanquis y la oligarquía.

Asimismo, el Papa ofició misa en San Cristóbal de las Casas un día antes del 16 de febrero, fecha en que se cumplieron 20 años de los acuerdos de San Andrés, incumplidos y traicionados por el Estado mexicano en la máxima representación de sus tres poderes de gobierno: ejecutivo, legislativo y judicial. El crimen de Acteal expresa la verdadera cara paramilitar de ese Estado criminal. La figura de Samuel Ruiz, como obispo de la paz y del diálogo, estuvo presente en esa visita papal, como pudo observarse en la ceremonia en la que el pontífice decretó que las lenguas indígenas serían permitidas en la liturgia de la misa. No escapó para los observadores y menos para los pueblos indígenas, el importante mensaje de Francisco, basado en su Encíclica Laudato Si, en la que hace un importante llamado a cuidar la casa común y en la que reconoce a los pueblos indígenas, de quienes, afirmó “tenemos mucho que aprender.”


Foto: AP

En aras del equilibrio, no pasa desapercibido que ciertamente, en su visita, Francisco se negó a recibir a los padres de los estudiantes de Ayotzinapa y a las víctimas de la pederastia, y no se manifestó directamente respecto a esos y otros ultrajes significativos y lacerantes. Están ahí, esperando una justicia pendiente y atestiguando contradicciones también pendientes de resolución. Cuidarse de incomodar a los poderosos no es el camino para esa resolución, pues callando, se otorga. Se llaman silencios funcionales.

Desde la autoridad de su desempeño, el Padre Alejandro Solalinde llega a plantear que el Papa Francisco fue manipulado por la pareja presidencial y por la clase política, quienes acompañados por sus familias recibieron sus bendiciones desde lugares privilegiados de los actos públicos del pontífice. Lo cierto es que un solo individuo, por más innovador y progresista que se manifieste, no puede transformar las vetustas estructuras de la iglesia católica como aparato institucional, cuya cúpula siempre ha formado parte de los grupos dominantes del país, jugando un papel subversivo a lo largo de su historia y evidenciado en momentos clave: contrario a la independencia, activo impulsor de aventuras imperiales, favorable a las intervenciones extranjeras, opuesto a los movimientos revolucionarios, en apoyo a usurpaciones, contrario al cardenismo y un largo etcétera.


Foto: AP

Este número presenta el texto de una pertinente conferencia pronunciada por el doctor Pablo González Casanova sobre las circunstancias actuales y las perspectivas en torno a los efectos del modelo económico, esencialmente depredador, que domina en el planeta, señalando que desde la organización actual de la vida y el trabajo es totalmente imposible resolver los problemas sociales y ecológicos de la humanidad y del planeta. 

Miguel Ángel Mijangos elabora una significativa reflexión sobre la perspectiva de la comunalidad respecto al territorio y los movimientos de resistencia y defensa ante las afectaciones previsibles o consumadas del mismo, a propósito de las explotaciones de minería a tajo abierto y del modelo extractivista que subyace en ellas.

A su vez, Fernando Sánchez y Mauricio Valencia comparten imágenes fotográficas de su autoría que fueron motivo de una reciente exposición en Cuernavaca, y donde develan la belleza de formas y colores procedentes de plantas existentes en el Jardín Etnobotánico del INAH, destacando, mediante acercamientos, matices insospechados de sus modelos vegetales.

Se nutre también este número con una oportuna recensión de Nayar López Castellanos sobre dos obras recientes, relativas a la geopolítica, el imperialismo y la contrainsurgencia en América latina: el texto de Gilberto López y Rivas intitulado “Estudiando la contrainsurgencia de Estados Unidos. Manuales, mentalidades y uso de la antropología”, (Ocean Sur, 2013, Universidad de San Carlos de Guatemala, 2015), y el de Atilio A. Borón, “América Latina en la geopolítica del imperialismo” (UNAM, 2014).

Incluimos a continuación el segmento de una entrevista realizada por el periodista argentino Adolfo Blanco Ferrer al profesor, literato y filósofo mexicano Enrique González Rojo.

Presentamos también, en reconocimiento al trabajo de nuestro compañero Ricardo Melgar, el mensaje que con motivo de haber sido distinguido con el Premio Leopoldo Zea sobre Historia de las Ideas 2015 que otorga el Instituto Panamericano de Geografía e Historia (IPGH), leyó en ceremonia pública la doctora María Elena Rodríguez Ozán. La obra premiada fue el libro “Los símbolos de la modernidad alternativa. Montalvo, Martí, Rodó, González Prada, Flores Magón” (Sociedad Cooperativa del Taller Abierto. Grupo Académico La Feria, México, 2015)”. Felicitamos a Ricardo por esta merecida distinción.

Finalmente, pero no de menor importancia, se encuentra la inclusión de cuatro materiales de referencia y de actualidad inmediata:

  1. Las certeras reflexiones emanadas del simposio “La situación de la práctica profesional de la antropología frente a la flexibilización laboral” en el marco del Tercer Congreso Mexicano de Antropología Social y Etnología, realizado en la ciudad de México del 23 al 26 de septiembre del 2014, y presentadas ante la asamblea del Colegio de Etnólogos y Antropólogos Sociales A. C., y
  2. Una carta dirigida a los titulares de la Secretaría de Cultura y del INAH, en la que se solicita el reconocimiento al desempeño de la arquitecta y maestra Sonia Espinosa Martínez y su reinstalación; trabajadora del INAH por 39 años y distinguida con el premio Puebla Patrimonio de la Humanidad en 2013; a Espinosa Martínez le fue rescindido su contrato a partir del mes de febrero de 2016, y en el origen de esa medida no se puede descartar precisamente, como causal, su destacada participación en la defensa del patrimonio cultural de las ciudades de Puebla y Cholula en iniciativas de afectación patrimonial impulsadas por el gobierno de dicho estado.
  3. y dos alusiones a la lucha contra el extractivismo depredador y en homenaje a Epitacia Zamora, Pita, ejemplar luchadora social de Zacualpan, en Colima, y a Berta Cáceres, líder indígena del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), recientemente asesinada en Honduras, y un llamado a la protección urgente del compañero Gustavo Castro, coordinador de Otros Mundos Chiapas A.C. Amigos de la tierra México, y miembro del Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas (MAPDER) y la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) y del Movimiento Mesoamericano contra el Modelo Extractivo Minero (M4).

Consúltense al respecto:

http://www.proceso.com.mx/429114/inah-despide-a-arquitecta-que-critico-obras-promovidas-por-moreno-valle

http://www.e-consulta.com/nota/2016-02-16/sociedad/en-carta-al-inah-piden-reinstalar-arquitecta-despedida-en-puebla

http://mundonuestro.e-consulta.com/index.php/cronica/item/ciudadanos-exigen-la-reinstalacion-de-la-arquitecta-sonia-espinosa-martinez-en-el-inah

http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2016/02/17/exige-comunidad-academica-e-intelectual-del-inah-la-reinstalacion-de-sonia-espinosa/

https://www.change.org/p/directora-general-del-inah-ma-tereza-fraco-exigimos-la-reinstalacion-de-sonia-espinosa-m-fue-despedida-por-denunciar-irregularidades/share?after_sign_exp=default&just_signed=true

http://www.proceso.com.mx/430339/academicos-e-intelectuales-piden-reinstalar-a-perito-del-inah-en-puebla

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar