12, Agosto de 2012

012 - Agosto 2012

Flojita, y cooperando

Consúltalo en la revista

 

“No estás derrotado, hasta que aceptas la derrota”

(Anonymus)

 

En una reflexión anterior, poco antes del día de las elecciones tomé como pre-texto el discurso y los gestos significativos de Javier Sicilia en el castillo de Chapultepec, cuando interpeló a los cuatro candidatos presidenciales. Hoy tomo como pretexto el artículo “¿Y ahora qué?” de Marta Lamas, publicado en Proceso (8 de julio), para mostrar cómo un buen número de intelectuales está alineándose con el poder y vienen argumentando posiciones que aparentemente esgrimen para posicionarse en la nueva distribución que avizoran (y desean). Tomo ambos pre-textos no por un encono hacia los dos mencionados, sino precisamente por lo significativo de sus papeles en la configuración de opiniones, y también porque han expresado de mejor manera esa zona de limbo y ambigüedad que estimula y exige, paradójicamente, definiciones claras: Sicilia a no optar por ninguno de los candidatos (voto nulo), y hoy Lamas, a aceptar ya la ilegalidad del supuesto triunfo de Peña Nieto (“negociar”).

El contenido inconmensurable de una vasija: Evidencias arqueológicas de una artesanía actual

Consúltalo en la revista

 

 

Una pieza de artesanía puede contener muchos mundos. Oculta en los recovecos de una cueva por siglos, además, una pieza muy particular nos reserva diversos mensajes de actualidad. Durante las excavaciones arqueológicas desarrolladas hace unos años en Morelos por el Proyecto Arqueobotánico Ticumán (PAT), se rescató una gran cantidad de restos botánicos significativos que ponen en evidencia el aprovechamiento que el hombre, desde siempre, ha realizado en el medio en que se desarrolla, ya sea por el cultivo incipiente de plantas o por su recolección.

Emergencia de escuelas filosóficas helenistas

Consúltalo en la revista

 

Cuando se hace referencia a corrientes o escuelas filosóficas del helenismo generalmente se recuerdan unas más otras menos pero sobre todo se les evoca mal. Por una parte, se lo atribuyo al desconocimiento de los principios de cada una de ellas (al menos de las que abordaré en el texto) y sobre todo del contexto histórico en el que surgen.